Nota Tecnica

Particularidades de las distintas especies del género Vicia spp cultivadas en Argentina

En las regiones templadas del mundo, sin incluir las adaptadas a climas tropicales, existen más de 150 especies del género Vicia, ya sean anuales o perennes.

11 Jun 2020

 De las anuales hay varias de uso forrajero, pero sólo unas pocas introducidas en Argentina tienen valor productivo, ya sea de servicios o de producción animal. Todas ellas son de origen euroasiático. 


La mayoría son semivolubles, de tallos frágiles. Tienen hojas compuestas con zarcillos terminales, son plantas en parte autógamas o de fecundación cruzada, con flores de colores de blanco-rosado-azulado-violáceo, integradas en racimos. Se cultivan en medios edáficos desde ácidos a neutros y en climas templados a fríos.

Entre las especies forrajeras se puede mencionar: Vicia sativa L. (nombre vulgar vicia común) de climas templados y húmedos, requiere suelos fértiles con alta materia orgánica; V. pannonica Crantz (de Hungría) se adapta a aquellos más pesados; V. angustifolia es muy parecida a la común, pero la planta es de menor tamaño y está muy amoldada a pH bajos; V. narbonensis (negra) es erecta de baja estatura, suculenta y de folíolos anchos; V. villosa Roth (villosa o velluda) mejor adaptada a las subregiones secas y frías con suelos arenosos; V. dasycarpa (Ten.) Cavill. que es muy resistente a las bajas temperaturas; V. benghalensis L. o V. atropurpurea Desf. (morada o roja) también se desarrolla a menores temperaturas, es precoz y vegeta en ambientes edáficos más pobres que los que necesita la V. sativa.

V. pannonica, V. angustifolia y V. narbolensis hace unos años se las consideraba como subespecies de la común y V. dasycarpa como una subespecie de V. villosa y no como especies separadas.

El mayor aporte de estas leguminosas o fabáceas al sistema de producción, cualquiera sea: agrícola, mixto o ganadero, como toda fabácea, es su capacidad de fijar nitrógeno de la atmósfera, a través de su asociación mutualista Vicia-Rhizobium leguminosarum vs viciae y aportarlo a la rizósfera o a la forrajera acompañante que no posee esta aptitud, ya sea gramínea o crucífera. Por ello, la importancia de la inoculación de la semilla con cepas de probada eficiencia.

A continuación se detalla las diferencias, entre las dos principales especies usadas: V. sativa y V. villosa en sus distintos roles: verdeo de invierno o forraje conservado en sistemas ganaderos o mixtos, cultivo de servicio en sistemas agrícolas y cultivo de cobertura con el uso con animales en sistemas agricolo-ganaderos.

La vicia villosa, respecto a la común, tiene: mayor tolerancia al frío y a la sequía, produce forraje más tarde y es menos preferida por el animal, alta capacidad de cubrir la superficie por ser más rastrera o achaparrada, se usa en forma más frecuente como cultivo de cobertura (25-40 kg de la leguminosa y 12-18 kg de centeno o avena) con alta concentración de N en planta, no obstante se puede utilizar también consociada como verdeo de invierno [la común es más adecuada como forrajera para pastoreo en mezcla con cereales de invierno (25-40 kg de la leguminosa y 40-60 kg de centeno o avena 25-40 kg de la leguminosa y + 18-20 kg de la leguminosa) o raigrás anual (12 kg de la gramínea si es tetraploide con 25-40 kg de la leguminosa y 30-40 kg de la fabácea)]. La V. villosa se usa como cultivo de cobertura y se pastorea, pero posee el aminoácido no proteico L-canavanina que puede al final del ciclo producir toxicidad en los animales adultos, aunque es más tolerante a enfermedades foliares [V. sativa suele ser atacada, en primaveras húmedas, por la mancha pardo rojiza de la hoja (Botrytis cinerea) a la cual el cultivar (cv) de V. pannonica "La Vincha INTA" es tolerante]. La vicia villosa tiene un cv de reciente inscripción y con semilla fiscalizada, cv Ascasubi INTA, tiene floración tardía e indeterminada (temprana y determinada en la vicia común), necesita de polinización cruzada con insectos. La V. sativa es de simiente más grande (76 vs 32 g/1000 semillas para V. sativa y V. villosa como valores medios), es parcialmente autógama por lo que se auto fecunda, y de menor dehiscencia, de ahí su mayor seguridad de cosecha de semilla, con altos rendimientos. La V. villosa posee elevado número de simientes duras que le permiten la resiembra natural en forma escalonada.

Más de Notas Tecnicas
Producir etanol en miniusinas reduce 2,5 veces la emisión de carbono
Agroindustria

Producir etanol en miniusinas reduce 2,5 veces la emisión de carbono

Este dato remarca las ventajas del sistema agroindustrial de Córdoba y lo posiciona para certificar la sostenibilidad ambiental de este biocombustible. Lo confirmó un reciente estudio.
Recría pastoril
Ganaderia

Recría pastoril

Análisis de los costos de producción para un sistema de recría base pastoril
En avellanos adultos, la poda multiplica su potencial productivo
Frutihorticultura

En avellanos adultos, la poda multiplica su potencial productivo

Con la técnica, las plantaciones pueden alcanzar altos volúmenes de cosecha superiores a los 2 mil kilos por hectárea.
Evalúan el uso de efluentes porcinos como enmienda orgánica en maíz
Actualidad

Evalúan el uso de efluentes porcinos como enmienda orgánica en maíz

El Inta y la Cámara de Productores Porcinos de Córdoba y el Grupo Río Seco, determinaron que el uso de efluentes mejora la reposición de nutrientes en el suelo y su aprovechamiento por los cultivos.