Opinión

Una motosierra que no cierra

La combinación de caída de la demanda doméstica-gasto en bienes, servicios e inversión que hacen los hogares y las empresas-con la sierra eléctrica del gasto público, suele terminar mal en la Argentina.

2 Feb 2024

 La combinación de caída de la demanda doméstica-gasto en bienes, servicios e inversión que hacen los hogares y las empresas-con la sierra eléctrica del gasto público, suele terminar mal en la Argentina. En general ha sido así y no existe ninguna evidencia empírica de que haya funcionado en la Argentina.

En la segunda etapa-de su segunda etapa ministerial (2001)-, Cavallo encaraba la motosierra (julio-2001) y esta, representaba un desafío mayúsculo, para un ministro que soñaba ser presidente. La crisis de la recesión (13 trimestres consecutivos) abrió paso a la reingeniería del sistema de convertibilidad inaugurado diez años antes, en 1991; se necesitaban transformaciones profundas, pero había que entender para qué, cómo y para quién se realizarían, ya que demandaba apoyos del Congreso y las fuerzas políticas.

Cavallo no era un recién llegado como Milei, estaba acostumbrado a esos avatares, con eso y todo, no pudo. Además, muy pocos economistas respetados por el establishment podían disputarle al ex ministro el privilegio que usufructuaba por sus logros 1991-1996, no era un economista surgido de la televisión.

El prestigio tecnocrático, evaluado en términos de resultados, parecía otorgarle lo necesario para enfrentar un mapa político adverso, que en solo ocho meses se confirmó, con la fulminante postrimería del gobierno de Fernando De la Rúa.

LA LIBERTAD NO AVANZA

Un comienzo de gobierno iracundo complicó la delicada situación económica, la gobernabilidad del sistema, y la sustentabilidad social. Ya hay heridos de bala por doquier en las inmediaciones del Congreso de la Nación. La huelga del miércoles 24 de enero y el inmediato retiro del paquete fiscal constituyen las primeras derrotas del gobierno de Milei. Su impericia acerca de la dinámica política no aleja fantasmas.

Si bien se disiparon los pasivos monetarios y aumentaron las reservas internacionales, la desorbitada devaluación (que no obedece a ningún calculo científico) con ajuste del tipo de cambio mucho mayor al anunciado por el ministro Guillermo Francos ($600/$650), en medio de una liberación feroz de precios administrados, más el cruel ajuste tarifario, no parece consistente con el miramiento del 45% de pobreza.

En abstracción, sin que la ciudadanía y la sociedad sean tomadas en cuenta, las medidas de la planilla Excel en forma aisladas irían en la dirección correcta, pero esto no es un ejercicio en la universidad. El programa anunciado no tiene conexión con la realidad. La economía es una ciencia social, aqui las cuestiones de dogmatismo ideológico, religioso, cultural, pueden devenir catastróficas.

El establishment creyó haber encontrado al presidente soñado. Alguien que piense poco fuera de la caja y este convencido de emprender una transformación definitiva del orden político y económico.

Desregulaciones, apertura incondicional de la economía, desmantelamiento del Estado, venta de empresas públicas estratégicas para el desarrollo del pais, inclusive en un año que varias de ellas dan ganancias.

El presidente indocto, desprovisto de lectura, tiene un pésimo diagnóstico de las causas de la decadencia económica de la Argentina, proporcionado por un dogmático egresado y propietario de una universidad sectaria y absolutista. Un gobierno caótico, anárquico, alentado por Mauricio Macri y el circulo rojo, están promoviendo una inestabilidad macroeconómica insoportable, al tiempo de arriesgar una eventual crisis política económica y un estallido social.

Ya hemos escrito en esta columna acerca de esto, en síntesis, el fracaso económico y social en la Argentina, fue debido a los permanentes golpes de Estado entre 1931 y 1976 que no permitieron nunca mantener un rumbo, y los sistemáticos fiascos del neoliberalismo en los últimos 48 años. Las reformas estructurales han sido inviables, simple y sencillamente porque la sociedad nunca las ha tolerado, ni siquiera con gobiernos de facto (Cordobazo, Rosariazo, etc.) La fantasía de alcanzar súbitamente el equilibrio fiscal traerá cola. Hay que ir en esa dirección, pero con otros financistas. El ciudadano de a pie, no puede más.

El cambio que empuja desde afuera el irreconocible Federico Sturzenegger, requiere mucho apoyo político y social. Para ello deberían lograr los consensos necesarios. Si fuera tan fácil, sus ex jefes: López Murphy y Cavallo no hubieran fracasado. Las metodologías de Javier Milei reflejan al hombre que conocimos: violento, agresivo y poco sensato.

Un presidente de la Nación no puede realizar desplantes provocadores con una potencia mundial (China), ni con socios como Brasil, tampoco puede realizar las apreciaciones que antes había tenido contra su ministra de Seguridad (Patricia Bullrich), al tildarla en el debate de "Montonera asesina, que ponía bombas en jardines de infantes", en referencia al ahora presidente de Colombia "Comunista asesino", todo para congraciarse con EE.UU. y su tribuna, el primero, de ningún modo le pide tanto.

Devaluación, liberalización ilimitada de precios, ajustes tarifarios reñidos con el contexto, representan la misma estrategia de Carlos Menem, durante los primeros dos años, previos a la Convertibilidad.

Esta parte no era un plan, sino la primera etapa, "La doctrina del shock" (Naomi Klein). Todo se va preparando para la segunda gran devaluación en febrero o marzo. El tipo de cambio marchando al 2% es insostenible. Combinan herramientas ultra ortodoxas con medidas heterodoxas, existen inconsistencias fiscales y monetarias, es obvio que necesitan que la inflación se mantenga en un nivel muy alto. Precisan licuar pesos porque es la forma más fácil de ajustar, pero generaron hiperinflación en dólares. En diciembre había desequilibrios, pero con Massa los déficits gemelos no llegaban a alcanzar los niveles de Sturzenegger, Dujovne Caputo Peña (2017), seccionando el déficit cuasi fiscal.

El país lleva 12 años de subas y bajas del PBI, pero no todos los años fueron iguales, en solo 4 años de gobierno Macrista el PBI per cápita perdió más de 10% del PBI (Fuente: Sturzenegger).

La prioridad diletante es eliminar el déficit fiscal, que se complica debido a la brutal recesión, y como consecuencia de que la recaudación cae más rápido que la velocidad de rebaja del gasto público.

En la letanía hipnótica que le preparan los "think tanks" a los diferentes periodistas del mismo arco que las reproducen, no hay crecimiento económico porque las regulaciones, restricciones y trabas que impone el Estado desalientan la inversión, asfixian al sector privado y le quitan competitividad.

Por eso Milei-Caputo simulan como indefectible el paquete de reformas para proporcionar mensajes terminantes de que vivimos un cambio de época. Patricia Bullrich hace su parte reprimiendo a los manifestantes y haciendo dispendiosos, desproporcionados despliegues de hombres, armamentos, combustibles y todos los gastos que el espectáculo conlleva. El paquete de reformas es "el sueño del pibe neoliberal", pero genera creciente protesta social. "Lo que no se va en lágrimas se ira en suspiros".

EL DNU desregulador y la Ley Ómnibus, constituyen las reformas legales claves para dar certeza de "las mejores prácticas del FMI". Se habla de una refundación que da cuenta un pensamiento mesiánico. Volver a fundar algo en el espíritu ideológico del gobierno, es retroceder 100 años (Caputo), para que los nuevos tiempos que vienen sean igual a los tiempos que sucedieron hace 100 años. De chicha y nabo.

Con el retiro del paquete fiscal de la Ley Ómnibus, el gobierno sufrió una humillante derrota que va confirmando un agotamiento fulminante.

Por el momento no ha obtenido los resultados esperados, en un Congreso donde ayer, Karina Milei ha tenido que ir a negociar personalmente. El Gobierno sigue insistiendo con que cumplirá con el ajuste fiscal anunciado para 2024, pero esto le requerirá mostrar otro nuevo ajuste de gastos que le permita lograr el equilibrio fiscal ya que la marcha atrás de la moratoria, el blanqueo, las retenciones, el adelanto de bienes personales y el cambio de la fórmula de movilidad, más la no reversión de la reforma del impuesto a las Ganancias tendrá un costo fiscal de 2 puntos del PBI.

POPULARIDAD DE MILEI CAE EN PICADA

El fogonazo inflacionario provocado empieza a complicar la gloria de Javier Milei. De esto da cuenta la Consultora CEOP, que marca que, desde el 10 de diciembre, la imagen presidencial pasó de 61% a 52% de aprobación. En diciembre, solo el 29% decía que el rumbo era equivocado, ahora ese porcentaje escaló al 45%.

La política comenzó a mostrar que es muy necesaria para solucionar problemas, y esa es la carencia más grande del gobierno libertario. Necesita habilidades políticas y comunicacionales básicas para negociar, acordar, establecer pactos y alianzas. Existen muchas dudas sobre la posibilidad de implementar las ilusorias ideas que tiene el nuevo gobierno.

El gasto primario disminuyó, producto del descomunal ajuste en jubilaciones y gasto de capital, pero fue compensado por el aumento en los subsidios debido a la devaluación, las transferencias a provincias y el incremento de salarios. Conjuntamente, por el impacto del rebote devaluatorio y el aumento de la deuda del sector público, los pagos por intereses aumentaron 340%.

EL ESPEJO DE CAVALLO

Hubo un "Cavallo ultraortodoxo" que quiso reorganizar la economía a partir del ajuste fiscal ("regla de déficit cero") y un plan de fuertes recortes del gasto en el Presupuesto 2002, que nunca llegaría a tratarse para De la Rúa, no tuvo éxito. El justicialismo en la oposición brindó cooperación en el Senado y las provincias que gobernaba (todos los distritos grandes incluidos) a las políticas impulsadas por Domingo Cavallo, pero en pocos meses, todo se desvaneció. Resguardarse, Milei cayó en la trampa para que vuelva Macri, tomó el mismo camino, pero más rápido.

Ambito.com
Opinión

La problemática excitación presidencial

25.02.24
Milei llegó hasta donde llegó por métodos inexplorados y peleándose cada día con una persona distinta. Ese fue su relato. ¿Por qué habría de cambiar ahora?
por

Ernesto Tenembaum

Periodista
La problemática excitación presidencial